#ConstruirNosHaceFelices

Cómo diseñar nuestro baño

Diseño de Interiores

Para diseñar un baño tenemos que tener en cuenta nuestros requerimientos y la disponibilidad de espacio. Podemos resolver un baño completo en un mismo espacio con todos los artefactos incluidos u optar por un baño zonificado, donde cada artefacto tendrá su zona de uso dividida del resto por tabiquería. Si resolvemos un baño con todos los artefactos en un mismo espacio, la utilización del revestimiento tendrá que ser homogéneo, en cambio en uno zonificado podemos diferenciar las zonas con diferentes propuestas.

Dimensiones del baño.

Tener en cuenta el tamaño y las proporciones del cuarto de baño, si es pequeño o grande, con techos altos o bajos, con forma alargada o cuadrada… Según sus características elegiremos un modelo u otro. Por ejemplo, en baños pequeños podemos aumentar visualmente el espacio utilizando colores más claros, y si los techos son muy bajos mejor colocar las piezas en disposición vertical. También podemos combinar distintos diseños de cerámicos en las diferentes zonas o utilizar colores oscuros para conseguir mayor profundidad y espacio relajado.

En baños grandes podemos utilizar grandes piezas con junta rectificada, se reducen las mismas ofreciendo más sensación de uniformidad y continuidad. Al reducir el número de piezas permite reducir también el tiempo del trabajo, Aunque puedes trabajar con una combinación de ambas, en la ducha, piezas chicas y en el resto del baño más grandes. Las piezas de gran tamaño son delicadas, la pared debe estar muy recta y hay que contar con posibles costos adicionales, ya que es fácil que, al cortarlas, se rompan, y son piezas caras.

Un mismo pavimento en baño y ducha, aunque tengan diferente altura, una mampara sin perfiles, baldosas grandes con junta rectificada y toda la grifería empotrada. Son las claves para conseguir que tu baño se vea más grande de lo que es.

Distribución de las zonas y equipos.

Si quieres decorar el baño combinando diferentes tipos de cerámicos estudia bien la distribución de todos los equipos presentes (mobiliario, bañera, sanitarios…) para que quede visualmente atractivo. Por ejemplo, puedes destacar el plano frontal del lavabo o el de la ducha con el fin de diferenciar ambientes. Las guardas ten en cuenta que las puedes realizar tanto horizontales como verticales, y pueden favorecer en ensanchar un baño visualmente o hacer que parezca más alto el techo. En vez de guardas también puedes trabajar con dos cerámicos de distintos colores para generar las franjas o guardas, que al no costar tanto podes utilizarlas en cantidad.

Con ventanas.

Si tiene ventana o suficiente entrada de luz natural entonces no tendrás muchos problemas para elegir los revestimientos oscuros. En el caso contrario, podemos incorporar el blanco u otros tonos claros para ganar claridad, y con un acabado brillante que ayude a reflejar la luz.

Diseños: moderno, minimalista, rústico o sureño.

El diseño tendrá mucho que decir en la elección del revestimiento. Por ejemplo, si queremos darle un aire sureño una buena idea es utilizar el color blanco ya que combina muy bien con la madera. Si elegimos un baño más clásico y retro, entonces pueden ser ideales los estampados inspirados en las baldosas hidráulicas, el acabado en mármol, los azulejos con dibujos, las formas geométricas, si optas por un diseño minimalista tendrás que considerar buscar piezas de porcellanato con texturas lavadas y muebles con tonos claros. En diseños rústicos la utilización de colores más oscuros en combinación con la madera es una acertada elección, etc.

Revestimientos.

Por sus características técnicas, los azulejos y cerámicos son sin duda las piezas más utilizadas de los revestimientos en baños. Son resistentes al impacto y a la humedad, fáciles de limpiar, y presentan infinitos diseños y acabados, y son más económicos. Para elegir los revestimientos no solo debemos tener en cuenta los criterios estéticos, es fundamental prestar atención en la calidad y el material que están fabricados.

CERÁMICA: Las baldosas y azulejos cerámicos están fabricados principalmente con arcilla roja, arena de cuarzo junto con agua. Es el material más utilizado en los baños ya que son resistentes, fáciles de limpiar y mantener. Y además, suelen ser los más económicos.

PORCELLANATO: También es un material cerámico, pero en este caso están hechas de arcilla blanca (mucho más refinada y purificada) por lo que se obtiene un producto final más denso que la cerámica tradicional, lo que los hace más resistentes y duraderos. En cuanto al mantenimiento y limpieza son similares a los cerámicos. Por contra su elevado precio, aunque se compensa con la buena calidad y tamaños grandes posibles. ambos permiten una gran variedad de colores y diseños.

No menos importantes son los detalles, grifería adecuada al diseño del baño, y mobiliario que acompañe con el revestimiento.

Debemos prestar especial atención en la calidad de los materiales y a su colocación para que nos dure tanto tiempo como querríamos. Y es importante buscar el equilibrio entre diseño y funcionalidad. Para ello hay que tener en cuenta:

Acabados y combinaciones.

A los revestimientos también los podemos categorizar por sus acabados. Existen una gran infinidad de diseños, colores, tamaños, formas, texturas, imitaciones, combinaciones, etc.

Los cerámicos son un clásico con mucho encanto que permiten una gran cantidad de combinaciones y se adaptan a cualquier estilo, Se pueden utilizar para el pavimento, y en paredes unificando el espacio. En la actualidad hay imitaciones muy logradas realizadas de otros materiales, (mármoles, maderas, piedras etc.)

Hasta la mitad de la pared.

Una nueva tendencia es realizar los revestimientos desde el suelo hasta media altura, permitiendo jugar con otros elementos decorativos. Por ejemplo, utilizando papel pintado, vinilo o pintura. Eso sí, debemos utilizar materiales resistentes a la humedad, y revestir con azulejos aquellas áreas que están en contacto directo con el agua: ducha, lavabos, inodoros…

Un poco de color.

Las tonalidades neutras, como el blanco, el gris y el beige, se suelen utilizar mucho actualmente en la decoración. Son acogedores y elegantes, y funcionan con casi todos los demás colores. Con los colores neutros seguro que nunca fallas y además son muy combinables, pero por contrapartida pueden parecer un poco monótonos. Una solución para darle un toque más alegre es combinarlos con otro color más vibrante. Además conseguirás que el baño se vea más amplio.

Los colores claros siempre han dominado los cuartos de baño, sin embargo si queremos optar por una decoración diferente y más arriesgada podemos utilizar colores oscuros. Aportan elegancia y sofisticación, y además crean una ambiente más íntimo y relajante. Para que no sea un espacio claustrofóbico y monótono, podemos jugar con diferentes tonalidades, texturas y materiales. También aplicar algún color claro, ya sea en paredes, techos, mobiliario, sanitarios, bañera, etc. para conseguir un magnífico contraste, aparte de crear mayor sensación de amplitud.

Motivos geométricos.

El uso de la geometría siempre ha estado presente en el mundo de la decoración. Son muy aptos para utilizar en baño, normalmente aplicándolo en zonas concretas como el piso, para crear movimiento, romper la monotonía y aportar personalidad en el espacio. Existen una gran variedad de diseños, y se integran a cualquier ambiente y estilo.

Con relieve.

Existen espectaculares cerámicas con relieve que nos ofrece todo un mundo de posibilidades para elegir los revestimientos del baño. Desde azulejos con volumen y formas geométricas hasta piezas que imitan la textura de la madera o piedra natural, que aportan carácter y un aspecto muy atractivo. Si te gusta esta idea utilízalas en zonas pequeñas para que no resulten muy recargadas.

NOTA extraída de la revista “RECONSTRUIR HOY” N°92

Suscribite!

Tendecias, nuevos productos, tips, ideas, construcción y más...

Casa Central Abierto

Rondeau esq. Sixto Laspiur

(0291) 456-5300

Lunes a Viernes de 8 a 17hs. y Sábados de 8 a 12:30hs.

Sucursal Villa Mitre Abierto

Sócrates 1741

(0291) 481-7969 / 4867

Lunes a Viernes de 8 a 16hs. y Sábados de 8 a 12hs.

Redes Sociales @gilialaobra